Sé parte de nuestro país
Lugar
Fecha de nacimiento

‘Fui abusado por mi papá y mis hermanos, pero Dios restauró mi vida ‘: Nelson Martínez demuestra que se puede salir adelante con fe, amor y apoyo

Publicidad

Ninguna persona merece ser abusada física, mental o sexualmente, sobre todo un niño. Tal vez algunos abusadores dirán que “no entienden” o que “se les va a olvidar”, sin embargo cada vez más surgen casos de adultos que sufren las terribles consecuencias del abuso infantil.

Nelson Martínez, quien tenía tan solo seis años cuando fue abusado sexualmente por su propio padre, cuenta su testimonio para dar a conocer cómo el abuso y rechazo de su progenitor afectó su vida, pero especialmente para demostrar que sí se puede salir adelante con fe, amor y apoyo.

Nelson Martínez, Coordinador arquidiocesano de la Renovación Carismática Católica del Departamento de Guatemala.

El abuso inició desde el vientre

“Yo fui rechazado desde que estaba en el vientre de mi madre”, expresó Martínez a El País de los Jóvenes  entrevista como parte de la campaña #NoMásHistoriasdeAbuso.

La historia del guatemalteco inicia con el matrimonio disfuncional de sus padres, el cual fue gravemente afectado por el alcoholismo y machismo de su papá. 

“[Mi padre] dejó a mi mamá con ocho hijos y se fue con otra mujer, pero siempre visitaba mi casa y en una de esas visitas mi mamá resultó embarazada de su noveno hijo… ese era yo”, relató Martínez. 

No solo su padre se negó a reconocerlo como su hijo (hasta la fecha no tiene su apellido), sino que a  los siete meses de embarazo su madre quería abortarlo. 

“Fui abusado sexualmente, mi mamá no me creyó” 

El regreso de su padre a su casa marcó la vida del guatemalteco por completo. Cuando tenía seis años abusó sexualmente de él, además del constante abuso emocional que recibía todos los días de su parte. 

“A la edad de seis años me quedé solo con mi papá y él me obligó a que le tocara las partes genitales de su cuerpo… fui abusado sexualmente”, contó Martínez. 

Su padre abuso sexualmente de él solo una vez, pero el abuso continuó por parte de sus dos hermanos mayores.

“Mi mente y mi alma fueron trastocadas y confundido empecé a sentir atracción por personas de mi mismo sexo”, relató Martínez. 

“Quería ahogarme, pero pasó algo sobrenatural”

En búsqueda de amor, Martínez se identificaba como homosexual, pero no se sentía bien consigo mismo. A los 18 años concluyó que su vida no valía y que quería ahogarse en el Puerto San José. 

Estando dentro del mar, a punto de suicidarse, algo sobrenatural sucedió. 

“Llegué al puerto y comencé a caminar dentro del mar y el agua no me pasaba por encima de las rodillas y pensé: ‘Qué poca cosa soy que ni siquiera la muerte me quiere’ “, relató. “Cuando expresé esas palabras el agua comenzó a llevarme y empecé a perder el conocimiento. Cuando me desperté un hombre me estaba sacando todo el agua que me había tragado y me dijo: ‘Mijo,  ¿por qué estás haciendo esto si Dios te ama?’… yo no sabía que Dios me amaba.”  

“El perdón es una decisión y también es un regalo que Dios da”

 Dios te ama”, estas palabras resonaban constantemente en la mente de Martínez y en búsqueda de ese amor se fue a un retiro.  Fue así como decidió cambiar su vida para siempre y encontró el apoyo que tanto necesitaba. 

Martínez expresó que a pesar que su padre le pidió perdón muchas veces, aún no lograba perdonarlo porque seguía herido. No obstante, indicó que el apoyo de su comunidad espiritual lo ayudó a sacar ese dolor. 

“Uno solo a veces no puede”, mencionó. “A mí lo que me ayudó fue el acompañamiento de mi comunidad espiritual porque logras sacar y compartir lo que llevas dentro… muchas veces el silencio mata”, agregó.

“Mi vida fue muy dura, pero eso no me botó”

El guatemalteco menciona que es sumamente importante reconocer que uno solo no puede superar traumas tan fuertes como el del abuso; se necesita tener fe y recibir el apoyo correcto para poder salir adelante

“El reconocer que nosotros solos no podemos y que necesitamos que alguien nos ayude es importante. A mí lo que me cambió fue eso… reconocer que hay alguien  que me ama y me acepta tal y como yo soy”, expresó.

Actualmente, el guatemalteco está casado, formó una familia y es el Coordinador arquidiocesano de la Renovación Carismática Católica del Departamento de Guatemala.

Martínez concluyó con un mensaje especial para todas las personas que creen que no pueden salir adelante o que están siguiendo un proceso para sanar sus heridas:

“Yo todo lo puedo en Cristo que me fortalece… no hay ningún problema obstáculo o circunstancia que no puedas solucionar con la ayuda de Dios.”

Mira la entrevista completa con Nelson Martínez

¿Te identificas con esto?

En El País de los Jóvenes tenemos un programa que busca apoyar a jóvenes a levantarse por la mañana y dejar que la inspiración, la buena actitud, las ganas de salir adelante y la fe estén por encima de cualquier herida del pasado, porque todos los jóvenes merecen despertar a un nuevo amanecer. Haz clic aquí

Para realizar una denuncia en el Ministerio Público haz clic aquí

Publicidad