Sé parte de nuestro país
Lugar
Fecha de nacimiento

Historia de Jóvenes #2: La manipulación de un familiar que destruyó la vida de Marta

enero 14, 2019
Vida
Publicidad

Esta es la historia de “Marta” una joven de 29 años que pasó por una situación compleja en su vida desde la niñez, pero en su edad de joven  la llevó a tomar las peores decisiones, por no sanar sus problemas de infancia y  también   por un familiar que poco a poco la empezó a hundir en muchos problemas. 

En El País de los Jóvenes por muchos años hemos compartido y apoyado a jóvenes y dentro de las miles de experiencias hoy recordamos la historia de “Marta” (seudónimo). Esta joven cuenta como las relaciones tóxicas dentro de su misma familia la llevó a muchos problemas.

Una familia tóxica es aquella donde existen patrones de abuso emocional entre otros abusos,  y entre ellos se relacionan desde patrones disfuncionales de conducta tales como: abuso,  falta de respeto, codependencia, manipulaciones, etc.

La manipulación mental está asociada a la toma de control del comportamiento de un individuo o de un grupo mediante  persuasión o de la presión psicológica. El manipulador intenta eliminar el juicio crítico de la persona, distorsionando su capacidad reflexiva.

A través de diversas técnicas, el manipulador logra influir en las acciones, el pensamiento y las emociones del sujeto. La manipulación puede desarrollarse en cualquier tipo de ámbito y relación. Existen relaciones de manipulación en el seno de las familias (padre-hijo, madre-hijo, marido-mujer, u otra relación de familia, pareja, amigos, etc.)

Marta tenía 7 años cuando recuerda como la relación de sus padres no iba bien, eran muchos problemas y a su corta edad, sólo miraba una serie de discusiones que  no entendía,  pero que igualmente le hacían tener mucho miedo.  Ella recuerda que su mamá tenía en pésimo carácter y eso afectaba por completo su vida. Su papá una persona que también la decepcionó por completo, ya que su reacción sólo era defenderse de su esposa y no defenderla a ella como única hija. Estas situaciones lo que hizo fue que Marta se sintiera completamente sola. 

La traición en la niñez:

El miedo a confiar en los demás surge cuando el niño se ha sentido traicionado por alguno de sus progenitores o ambos. Dimensiones como incumplir promesas, no proteger, mentir o no estar cuando más se necesita a un padre o a una madre origina heridas profundas. En muchos casos, esa sensación de vacío y desesperanza se transforma en otras dimensiones: desconfianza, frustración, rabia, envidia hacia lo que otros tienen, baja autoestima…

Haber padecido una traición en la infancia construye personas controladoras y que quieren tenerlo todo atado. Si has padecido estos problemas en la infancia, es probable que sientas la necesidad de ejercer cierto control sobre los demás, lo que frecuentemente se justifica con un carácter fuerte.

En el transcurso de su crecimiento, cuenta esta joven, cómo la hermana de su madre iba involucrándose completamente en la vida, con mucha maldad. Marta cuenta que su tía era una mujer amargada, llena de odio,  ella la describía como una mujer horrible, llena de rencores y hasta contó como se dio cuenta que esta persona estaba  hundida hasta en brujerías.  Todo esto lo contaba Marta en la entrevista con mucho dolor, ya que ella se encargó de meter odio en su vida y la destruyó. 

Para Marta la vida era compleja, le tocó trabajar desde muy pequeña en su pueblo  y se esforzaba en muchos aspectos de su vida, pero a la vez sus padres, parecían más dos bandos de odio y rencor  que tener una figura de familia, ellos la llenaban de odio cada vez más en su vida por los problemas entre ellos.  Adicional su tía esa persona que parecía un “demonio”, así es como la describe Marta,  contaba como esa persona hacia maldades y no le importaba nada, pero a la vez contaba como a la tía se le iban cayendo muchas cosas en su vida, porque todo le salía mal.  Marta expresa: era el poder de Dios, ahora lo entiendo y lo puedo decir claramente. 

Cuando Marta creció   tomó la decisión de tener un novio en algún momento de su vida, pensó que esto iba a hacer que su vida fuera diferente, pero ella estaba muy dañada y nunca tomó la decisión de sanar todo lo que le habían hecho de pequeña, así que dejó esa relación porque ella misma la destruyó.  Después por un tiempo se alejó de toda su familia, se fue a vivir a otro pueblo, pero la familia y en especial la tía la buscaban, parecía que el objetivo era seguirla para hacerle más daño.  “Ahora me doy cuenta que era una venganza hacia mi, parecía que tratar de salirme del circulo de violencia en el que toda mi familia había vivido, no le pareció a ella,  pero me hacia ver que era para apoyarme”.

Cuenta  Marta:

Recuerdo que el daño que me hicieron fue muy grande desde pequeña, que iba desde abuso, una situación de mi vida que no pude superar y enfrentar, también el dolor y odio de mi madre hacía mi por querer apoyar a mi padre, la manipulación de mi padre para hacerme tomar decisiones en función de su  dolor y utilizarme  como herramienta de  venganza contra mi madre  y de toda la familia. Yo sé muy bien todos los detalles de vida de mi familia y lo tengo por escrito todo, me duele leer estos detalles, pero es la realidad y me ha servido para darme cuenta lo que me realmente me afectó y también he escrito  lo que yo hice también, no puedo alejarme del daño que yo hice por mis propias decisiones.

Yo pensé en algún momento de mi vida que iba a salir de todo ese dolor, pero no, mi tía era un yugo enorme en mi vida de la  cual parecía  no me podía soltar. Cuando mi tía  vio que  me iba superando vio la forma de acercarse a mi, para seguir su plan de daño y así lo hizo. Me arruinó por completo mi existencia.

Marta cuenta cómo la tía le lavó el cerebro cuando al fin estuvo cerca de ella,  cuenta la forma en que se apoderó de su vida, para manipularla, hasta el punto de hacerla hacer  cosas con mucha maldad. 

 

Y a qué maldades te refieres Marta:

Con lágrimas en los ojos Marta dice,   hice lo mismo que a mi me hicieron de pequeña, además me hundieron en muchas cosas, en todo lo que mi tía estaba metida yo también estaba hundida.  En todo ese proceso hay otras personas que también conocí y que estaban involucradas en cosas malas. Ese fue mi ambiente por mucho tiempo. 

Qué sentiste estar en ese ambiente:

Es horrible, estar manipulada de la mente, sentir que tu vida no tiene sentido,  todo era apariencia, pero la verdad todo lo actuaba en función del odio,  al verme al espejo, por mucho que yo quería verme muy bien, mi cuerpo y mi alma demostraban la realidad, lo hundida que estaba en el dolor y la maldad.

  Pero un día pasó algo , me levante, no había dormido casi nada, había tenido muchas pesadillas;  me  vi al espejo,  me vi tal y como estaba en ese momento, tuve un visón.   Vi la cara del demonio como me consumía, vi como me estaba quemando una llama de fuego todo mi cuerpo. Fue horrible verme en esa realidad.  Cuando reaccioné,  lo primero que hice fue voltear para atrás de mi vida, pero no sólo con el daño que le estaba haciendo a personas cercanas en este tiempo; me di cuenta de muchos años para atrás, me di cuenta como mis padres habían hecho de mi en un ser humano lleno de miedos, rencores, odios, frustraciones, etc. Pero también me di cuenta como esa persona se apoderó de mi mente y cuerpo por completo. Parecía un objeto atada a la par de ella y sabes que es lo peor, me di cuenta que ella disfrutaba de como me tenia bajo su poder. Llegué a descubrir como hablaba detrás de mi y se burlaba de como me tenía manipulada y que hacía de mi lo que quería.

¿Cómo la enfrentaste?

La enfrenté , cuando me di cuenta que todo lo que estaba haciendo yo con mi propio nombre  y poniendo mi cara en varios daños y delitos, la peor afectada era yo, mi tía iba sólo a dejarme hundida y dar la vuelta, al no conseguir lo que quería de mi.  Yo también cometí errores graves por mi propia decisión y me di cuenta de eso; no te imaginas lo que se siente despertar y abrir lo ojos ante esa situación; es como despertar  a una pesadilla donde el diablo era mi jefe y él era el que  tenía el poder sobre mi,   es como si te usarán como títere.  Se apoderan de tu mente por completo, entendí que eso es manipulación, una relación tóxica y  codependencia a la maldad.  

El día que la enfrenté me arme de valor y se lo dije en la cara, creo que fue como regresar a la realidad y darme cuenta que desde niña me quedé callada de todo lo que me había pasado. Recordar cada momento de mi vida fue duro, pero eso fue lo que no hice para sanar cuando tenía que  hacerlo, parecía que lo único que me dio todo eso fue llenar mi alma de odio, estaba completamente vacía,  llena del odio de mis padres por sus problemas  y en particular del yugo de mi tía. Marta contó que había hecho un  listado por escrito de cosas turbias que hacia su tía y que eso le ayudó a visualizar todo lo que había pasado en su vida de manipulación. 

Además recibí ayuda psiquiátrica y espiritual  porque no estaba bien, pero descubrí todo de mi,  del daño que venia de mi infancia y de todo lo oscuro en lo que me metí, la mejor decisión de mi vida fue alejarme. 

Qué le recomiendas a las jóvenes luego de salir de ese dolor tan fuerte: 

Todo lo heredemos de nuestra familia, lo bueno y lo malo, para desengancharte e iniciar un proceso de “desintoxicación” primero necesitas  separarte emocionalmente. Respirar otro ambiente ayuda a tener una mejor perspectiva . Pero no olvides que todo lo heredado se mudará contigo. El verdadero desapego no es sólo físico sino psicológico y emocional.

Ante esta historia de Marta, es importante definir que es una familia tóxica: es aquella en la cual sus miembros se relacionan desde patrones disfuncionales de conducta tales como:

  • Abuso y falta de respeto
  • Falta de comunicación
  • Manipulación emocional
  • Frialdad y distancia emocional
  • Conflicto permanente
  • Violencia verbal y/o física

En conclusión, crecer en un ambiente tóxico es una adversidad que puede ser una oportunidad de crecimiento y de auto-superación. No es una tarea sencilla que se consiga de la noche a la mañana, pero se puede trabajar con constancia y tomando conciencia de todo lo vivido y de cómo sigues repitiendo la misma historia.

Está claro que la familia biológica no se elige,  lo que sí se puede hacer, es escoger cómo te comportas hacia ellos, mejorar la relación a base de trabajar tu autoestima, aprender a marcar límites necesarios. Así que a todos los jóvenes les recomendamos tratar de sanar su pasado y encontraran las respuestas que necesitan, además nadie tiene el derecho de dañar sus vidas.

 

¡Me gusta!
Publicidad