Sé parte de nuestro país
Lugar
Fecha de nacimiento

Johanna se enfrentó a lo que muchos temen: el COVID-19

julio 01, 2020
Historias de jóvenes
Publicidad

Luego de pasar horas aislada en el hospital con mucho miedo, Johanna Jensen recibió los resultados del hisopado por parte de su médico: “Saliste positivo”. La joven guatemalteca de 20 años tuvo que enfrentarse  a una situación llena de incertidumbre y dolor, pero que al mismo tiempo trajo consigo mucho aprendizaje. 

“Mi cuerpo me estaba diciendo que algo estaba mal”

“No sé como explicarlo”, respondió Johanna cuando El País de los Jóvenes le preguntó sobre sus síntomas. “Todos lo síntomas son diferentes; son dolores tan profundos y fuertes.” 

Johanna mencionó que lo primero que sintió fue dolor en el ganglio derecho y cansancio extremo. Fue hasta el segundo día con los primeros síntomas que pensó que tenía el nuevo coronavirus, COVID-19. 

Poco a poco otros síntomas fueron surgiendo: dolor de garganta, escalofríos, molestar estomacal, fiebre, dolor de cabeza, dolor pulmonar, entre otros. 

“Mi cuerpo me mandaba un mensaje: ‘hay algo que está mal’. Es algo que nunca había sentido”, dijo.

La joven también indicó que los síntomas no son iguales a los de una gripe o infección de garganta normal, sino que es una sensación totalmente diferente. 

Foto: Cortesía de Johanna Jensen

“Se vuelve una batalla que tenés que pelear tú sola completamente”

Al tercer día, los síntomas de Johanna empeoraron e incluso se le dificultaba mucho respirar. Fue en este día que la joven le dijo a sus papás que estaba segura de que tenía coronavirus, a pesar de que ya la habían diagnosticado con dengue. 

“Para la familia es muy difícil aceptar la probabilidad de que pudiese ser coronavirus”, comentó. 

Cuando Johanna se presentó al hospital, el personal médico la aisló en un área exclusiva para posibles pacientes con COVID-19. Además, su padre tuvo que permanecer afuera de las instalaciones durante todo los procedimientos. Definitivamente, ambos estaban aterrados. 

“Lo único que me mantuvo más tranquila y me ayudó a pasar esta situación fue que donde yo estaba podía oír la voz de mi papá. Mi papá nunca se fue de mi lado y eso me ayudó muchísimo, expresó conmovida.

“Todos los días me despierto y agradezco” 

Su recuperación no ha sido nada fácil, pero Johanna ha tratado de mantenerse positiva. Luego de su diagnóstico, regresó a su casa y tuvo que permanecer días aislada en su habitación. Durante ese tiempo lo que más anhelaba era un abrazo. 

“Creo que esta experiencia me acercó muchísimo a Dios y [me enseñó] a agradecer por todo lo que tengo. Todos los días me despierto y agradezco: ‘Gracias porque puedo respirar’, dijo.

La joven también se ha afrontado al sentimiento de culpa y rechazo. Uno de sus miedos más grandes es haber contagiado a alguien más. 

“Mi mayor miedo definitivamente es haber contagiado a alguien de mi familia, a algún doctor, a alguna enfermera, a alguien que limpió mi cuarto… a cualquier persona”, expresó Johanna. 

Foto: Cortesía de Johanna Jensen

“Si de verdad creen que no existe los invito a ayudar”

Johanna invita a todas las personas que creen que el coronavirus no existe a ayudar a los hospitales durante la pandemia. Además, menciona lo esencial que es seguir las medidas preventivas e incentiva a los guatemaltecos a unirse para poder salir de esto juntos, siempre velando por el bien común y dejando a un lado los intereses egoístas. 

“De esta experiencia aprendí que tenemos que ser más agradecidos y que tenemos que dejar de pensar que somos mejores que alguien más. No porque tengamos un mejor celular o carro va a hacer que el virus no nos dé“, mencionó. 

A través de la experiencia de Johanna podemos aprender muchísimas cosas valiosas e identificar lo que verdaderamente es importante. No solo nos enseña una lección valiosa sobre el agradecimiento, también nos hace reflexionar sobre el impacto de nuestras acciones en el bienestar de los demás. 

“Yo sé que esto da miedo y pensamos que esto nunca va a parar y que nunca vamos a salir de este pico o sacar adelante la economía, pero hay que pensar en que cada día que pasamos es un día menos para abrazar a las personas que queremos y pasar tiempo con ellas. 

Hay que ser fuertes y tratar de pasar este mal momento. Por muchas cosas negativas que podría traer, tenemos que concentrarnos en las cosas positivas que va a traer  y los cambios que vamos a ver como país, como sociedad y a nivel personal. Concentrémonos en lo positivo, en lo que sí podemos cambiar y en lo que sí está en nuestras manos.”

Johanna Jensen 

¡Sigue a El País de los Jóvenes en InstagramTikTok y YouTube para más contenido positivo y de valor!

¡Me gusta!
Publicidad