Sé parte de nuestro país
Lugar
Fecha de nacimiento

La decisión de Regina luego de una violación

enero 21, 2019
Generales Historias de FE, 
Publicidad

Regina nos comparte la historia de algo fuerte que le pasó hace  más de dos años, ella nos dice: una situación compleja, pero también es importante compartirla para que los jóvenes tengan cuidado y darles a conocer mi historia con las decisiones que yo tomé es importante para mi, les puede servir mi experiencia.

Regina una joven de 22 años,  cuenta que su vida estaba en función a lograr sus sueños enfocados a terminar su carrera en la universidad, algún día casarse, era parte de lo que soñaba.  Ella vivía con sus papás y una hermana menor de 16 años. 

Cuando salí del colegio mi objetivo era entrar a la universidad y así lo hice, el primer semestre me fue muy bien en los estudios, también conocí a un muchacho que me llamó la atención desde el primer día que lo vi y así fue surgiendo el amor, pero al cabo de un año de noviazgo, él se tuvo que salir de la U, porque se fue para Estados Unidos con su familia, sus papás estaban allá y tuvo la oportunidad de irse.

Me dolió mucho porque me había enamorado de él, pero no podíamos hacer nada.  Seguí mi vida y empece a buscar trabajo, ya que estaba empezando el tercer año de la universidad y necesitaba dinero para apoyar a mis padres.  Conseguí un trabajo donde me dieron la oportunidad de secretaría, sentí que era una oportunidad para el momento, algo me decía que iba a ser poco el tiempo que iba a estar en ese lugar, yo lo miraba en función de mis sueños de seguir estudiando y optar a otras posiciones. 

Regina cuenta que llevaba aproximadamente  9 meses de trabajar y fue el aniversario de la empresa, hicieron una fiesta grande donde invitaron a todos los empleados, proveedores, clientes y  muchas personas llegaron. Era la fiesta del año, todos se prepararon  y más la mujeres de la empresa con vestidos de fiesta y la visita obligada al salón.  Ese día dice Regina:  sentía una sensación muy extraña, era con las ganas de ir pero a la vez pensaba que si no me gustaba mucho el ambiente me regresaba temprano. 

La Fiesta

Llegue a la fiesta y todo muy bien, la pase muy contenta, baile con varias personas de la oficina.  Ya me sentía cansada porque había sido un día de carreras y decidí salir aproximadamente a las 11:30.  En la puerta del lugar,  iba a tomar un taxi y  una persona que había llegado a la fiesta me dijo que para dónde iba y que si podíamos pedir un taxi junto y como lo había visto en la fiesta y un par de veces había llegado a la oficina, pensé que era mejor que irme sola.  

En el taxi me dijo que si pasábamos a una casa a dejar unas cosas, yo accedí con miedo,  no sabía que era mejor si irme en el taxi sola o bajarme con él. Este joven solo me comentó que adentro estaban unos amigos y que me iban a dejar con otros amigos en su carro.    Era un lugar extraño, no entendía donde estábamos. Era una casa y habían más personas bebiendo, me senté en la sala y le dije al joven  que nos fuéramos o que iba a llamar a un taxi, pero él me dijo que sólo tomáramos algo, pedí agua pura, me dieron  y no recuerdo más.

Amanecí en un motel:

No recuerdo que pasó, amanecí en una cama.  Despertar en ese momento fue horrible, no sabía donde estaba, no tenía ni idea qué habia pasado. Me sentía desesperada y lloraba angustiada, no sabía ni por dónde salir. Pedí auxilio en ese lugar y me ayudaron, me pidieron un taxi y me fui para mi casa.  Para esto ya eran las 11 de la mañana, mis papás habían llamado a la empresa, habían llamado a la policía, ellos estaban como locos buscándome. Llegué  a la casa y me preguntaron que había pasado, me hacían mil preguntas.  Solo les dije que quería irme a mi cuarto.  Mis papás entraron a mi habitación y les conté de lo que me recordaba,  pero a quién iba a culpar.  Me querían llevar al médico, yo estaba en shock, no quería nada, sólo lloraba.  De mi casa llamaron al trabajo, hablaron con mi jefe y él se preocupó mucho, pero qué podía hacer. 

Fui al médico

A los dos días fui al médico, me hicieron exámenes y no tenía ningún golpe, ninguna señal en mi cuerpo,  pero estaba embarazada. Con esta noticia en mi mente no sabía ni que pensar, mis papás lloraban desconsolados y yo no sabía cómo reaccionar, estaba sin palabras. 

Cuando llegué a mi casa me puse a llorar, no paraba de llorar, mis papás estaban conmigo e igualmente estaban destrozados. En ese momento no sabíamos que hacer. El doctor nos dijo es una decisión muy fuerte y personal, ustedes deben pensar bien lo que quieren hacer. El médico me dijo que él no podía involucrarse en esa decisión y que tampoco podía hacer un aborto. Que lo pensará, pero que igual tenía que hacerme otros exámenes para ver enfermedades infecto contagiosas y otras cosas.

Al llegar a mi casa, estábamos todos desechos, qué hacer era la pregunta  y sin respuesta inmediata. En mi familia no había habido algo así, entonces era no entender qué poder hacer. Creanme no sabía qué hacer. 

Pasaron los días y estaba como detenida en el tiempo:

Mira yo soy muy creyente de Dios  y luego que nos dieron los exámenes que no había ninguna enfermedad o infección, era pensar en  la decisión de abortar el bebé.  Mis papás estaban buscando ayuda con personas, para saber qué hacer o cómo enfrentar esta situación, no era una decisión fácil. Yo no paraba de llorar, no dormía,  con decirte que me puse a ver mi celular y busqué  videos sobre el aborto.  Pero al verlos sentía que me estaba muriendo al  ver los  cuerpos de bebés despedazados.

Vi un programa de televisión

Te cuento esto tal y como pasó, en la noche puse la televisión y  pasando la programación escuche la palabra aborto en un programa  que no sabía ni cuál era, me detuve y ellos hablaban que sí había una salida, que era una situación compleja pero que habían instituciones que podían apoyar.  Mira sentí una luz y como que me estaban hablando a mi directamente.

Una de las frase que decían era que a la mujer un aborto le dejaba en una situación emocional muy delicada, porque estaba acabando con la vida de un ser humano.  Yo me miraba el estomago y me decía, yo sé que hay una vida aquí, qué hago. 

Lo primero que hice fue buscar por mi parte esa noche qué efectos tiene el aborto,  y esto fue lo que encontré, te lo comparto para que se los mostres a los jóvenes:

Efectos psicológicos, luego de un aborto:

  • Impulsos suicidas.
  • Sensación de pérdida.
  • Insatisfacción.
  • Sentimiento de luto.
  • Pesar y remordimiento.
  • Pérdida de confianza en la capacidad de toma de decisiones.
  • Inferior autoestima.
  • Preocupación por la muerte.
  • Conducta autodestructiva.
  • Ira/ Rabia.
  • Desesperación.
  • Deseo de recordar la fecha de la muerte.
  • Preocupación con la fecha en que “debería” nacer o el mes del nacimiento.

La decisión

Luego de leer mucho sobre las consecuencias del aborto, esto te lo cuento que fue en un lapso de días, porque parecía que tenía que tomar la decisión lo antes posible.  Me entregué por completo a rezar , a pedir sabiduría a Dios y me decisión fue no abortar y tener el bebé.  Lo hablé con mis padres y recibí todo su apoyo, entendí que este ser no era el culpable de nada.

Entender eso no es sencillo se necesita mucha fuerza luego de ser violada; pero me decía  qué culpa tiene ese ser, el delito lo cometió un ser humano ya grande, que tomó ciertas decisiones en su vida y parecía que al abortar, era limpiar un mal recuerdo, y no era así. Llamé a una institución que me ayudó también, fui a terapia, porque el dolor de pasar por un acto como lo que cometieron conmigo es duro.  Pero encontré mucha paz, encontré información importante que no sabía.

Pasaron los 9 meses:

Aquí venia la otra decisión, ¿me quedo con el bebé o lo doy en adopción?,  te puedo decir que en el proceso de ver mi cuerpo transformarse, ver mi barriga creciendo y sentir sus movimientos,  me movió por completo todo.  Creo que la decisión de quedarme con el bebé  la tomé cuando vi un ultrasonido , escuchar su corazón latir, verlo moverse, me llenó de tanta ternura y amor, que ese día cuando salí del médico, mi respuesta fue SI, es mi hijo y me lo voy a quedar. 

Qué pasó el día que nació el bebé:

Fui tan feliz, te puedo decir que en el momento que lo pusieron sobre mi y vi a ese ser indefenso, lloré con todas mis fuerzas y le pedí perdón porque en algún momento lo quise matar.  Ahora soy una madre feliz, es un varoncito hermoso, que me llena la vida, yo soy su madre, él está formado también de mi ser.  

Qué le puedes decir a personas que pasan por una situación así:

Mira no es fácil, pero te puedo decir que si me tocará comparar mi decisión de tener a un bebe versus matarlo a través de un aborto, creo que estaría muy mal emocionalmente y con grandes remordimientos.  Pero tengo dos mensajes, uno es para las jóvenes que han pasado por eso, busquen ayuda inmediata, no se dejen llevar por el dolor del momento, aunque es muy duro, pero no tomen la decisión más fácil.

Y si ya pasaron por un aborto, por favor busquen ayuda para sanar su vida, no lo dejen así. Yo me di cuenta en este tiempo que habían personas que habían abortado no por una violación, abortaron porque simplemente no sabían cómo enfrentar esa situación y vieron una salida fácil o les vendieron una salida muy sencilla abortando.  Traten de buscar ayuda, no lo dejen al tiempo. 

En cuanto a lo que me pasó a mi, les puedo decir que tengan mucho cuidado, hay personas sin escrúpulos y hacen mucho daño. Yo fui muy confiada en irme en un taxi, sin conocer tanto a una persona y mira hasta donde llegó esto, hay que tener cuidado con lo que les dan en las bebidas, conocer con quién se sale, son muchos cuidados que hay que tener hoy en la vida. Pero no se alejen nunca de Dios, él no envía las cosas malas que nos pasan, él nos da las herramientas para salir adelante ante situaciones difíciles. 

 

Si tienes alguna duda o necesitas ayuda sobre este tema, escríbenos a habitantes@elpaisdelosjovenes.com

Publicidad