Sé parte de nuestro país
Lugar
Fecha de nacimiento

Tiene 84 años y viaja más que tú

febrero 06, 2020
Historias de FE
Publicidad

*Foto de portada vía Instagram Abuelita Mochilera

Muchas veces pensamos que nuestros sueños deben cumplirse cuando tenemos cierta edad, pero eso es un límite que nosotros mismos hemos creado. Para demostrarlo, te contamos la historia de Kandy, una mujer de 84 años que luego de jubilarse le dio la vuelta al mundo. 

Kandy nació en el pueblo de Iscar, España, y toda su vida le ha gustado viajar, aunque dejó de hacerlo por muchos años. Ahora ha retomado su pasión y viaja mínimo seis veces al año. 

Kandy vía Instagram Abuelita Mochilera

“A los 22 años marché a San Sebastián con mis padres, donde abrimos un cámping que yo regentaba. Viajé desde muy joven, ya que abríamos solo seis meses y los otros seis los tenía libres, y aprovechaba para recorrer Europa “, relató a Traveler.es.

Cuando tenía 30 años, decidió regresar a su pueblo y estudiar derecho. Fue hasta que se jubiló que cumplió su sueño de darle la vuelta al mundo en tan solo nueve meses. Ahora es conocida como “La abuelita mochilera”.

“A mí me bautizaron los mochileros que encontraba en los hostales. Cuando veían a una persona mayor llegar con una mochila empezaban a decir: ‘Oye, ¿has visto a esa abuela que viaja sola…?’ ‘Bueno’ -decía otro-, ‘es tan pequeña que parece más bien una abuelita’. Y así llegó el momento en que todos los mochileros me llamaban ‘abuelita mochilera’, y de ahí surgió el apodo”, explicó.

Kandy vía Instagram Abuelita Mochilera

De todos los países que ha visitado, su favorito es la India. “La primera vez que la visité me sobrecogió; la segunda, intenté comprenderla, y al final -he ido allí ya 16 veces – logré entenderla y comprenderla; actualmente, la adoro”, dijo La abuelita mochilera.

Kandy vía Instagram Abuelita Mochilera

Kandy no planea parar de viajar, es más ni siquiera lo considera. Espera poder inspirar a muchos a que viajen, pero especialmente a la gente de su edad que cree que viajar solo es para los jóvenes. 

“Pienso que -copiando las palabras de la Madre Teresa de Calcuta- cuando no pueda trotar, caminaré; cuando no pueda caminar, me ayudaré de un bastón, pero nunca me detendré, porque estoy segura de que más vale cansarse que oxidarse”, afirmó.

¡Me gusta!
Publicidad